¿Comprarías maquillaje usado? Esta controvertida nueva tendencia de belleza estadounidense se dirige al Reino Unido.