Sin pedir disculpas por pagar por sus labios y 30 horas en la silla del tatuaje: por qué Jamie Genevieve es un ícono de belleza para hoy