Probé el tratamiento de congelación de grasas que amaban los Kardashian y fue la experiencia más dolorosa de mi vida.