¿Hemos perdido la trama con pubes?