Brooklyn Beckham y Hana Cross parecían mini versiones de Posh and Becks en la alfombra roja de Cannes