Un delineador de labios agrietado podría ser la diferencia entre un labio 'meh' y uno fantástico